Suscríbete y recibe nuestro Newsletter

No te lo pierdas, artículo Halájico del Rab Eliezer Melamed viendo la actualidad en ojos de la Tora.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Últimos artículos

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter

No te lo pierdas, artículo Halájico del Rab Eliezer Melamed viendo la actualidad en ojos de la Tora.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

El libro SHMIRAT SHABAT KEHILJATÁ y la polémica que desató

JUKAT 

El libro SHMIRAT SHABAT KEHILJATÁ y la polémica que desató

El Rabino Yehoshúa Noibirt, de bendita memoria, que hoy se cumplen diez años de su fallecimiento, en su libro SHMIRAT SHABAT KEHILJATÓ (‘La observancia del Shabat como es debido’) se destacó por su labor minuciosa y por recurrir a la asesoría de profesionales expertos para los diferentes temas.

La idea de escribir este libro le surgió en el barco con el cual logró escapar de los horrores del Holocausto, al verse en la necesidad de profanar el Shabat a bordo para salvar su vida.

Tras la publicación de su libro, distintas personas polemizaron con él y atacaron su libro duramente con todo tipo de argumentos, al grado de que, en las ediciones subsiguientes, el Rabino Noibirt se vio en la necesidad de cambiar varias de sus sentencias halájicas volviéndolas más estrictas.

Cuando los alemanes revisaron su casa encontraron un Arca Sagrada que contenía un rollo de la Torá. Inmediatamente preguntaron en tono amenazador: “¿Qué es eso?” Mi padre, de bendita memoria, era una persona poseedora de una gran fe, por lo que no temió abrir el Arca y mostrar su contenido a los soldados. “¿Qué está escrito allí?” le preguntaron. Él les explicó en alemán: “Dice ‘no asesinarás’”.

El jueves 3 de Tamuz, se cumplieron diez años del fallecimiento del Rabino Yehoshúa Yshaiahu Noibirt, de bendita memoria (5687-5773, 1927-2013) autor del libro “Shmirat Shabat Kehiljatá”. El Rabino Noibirt nació en la localidad alemana de Halberstadt hijo del Rabino Dr. Aharón, quien ejerciera el Rabinato en Maintz, Halberstadt, Berlin y Amsterdam. Su madre era bisnieta de dos eminentes y eruditos rabinos alemanes, el Rabino Dr. Dov Bamberger y el Rabino Ya’akov Atlinger. El Rabino Noibirt logró sobrevivir los horrores del Holocausto escondiéndose junto a su familia, mas dos de sus hermanos fueron asesinados. En el año 5706 inmigró a la tierra de Israel y comenzó a estudiar en la yeshivá “Kol Torá”. Tras el establecimiento del Estado de Israel sus padres se reunieron con él en el suelo patrio.

Shmirat Shabat Kehiljatá – ‘La Observancia del Shabat Como es Debido’

Su obra Shmirat Shabat Kehiljatá, publicada en 1965, es de los libros más exactos y ordenados que existen, y en él expone de manera sistemática las halajot de manera detallada teniendo el recaudo de traer fuentes precisas para cada una de ellas.

A los efectos de escribir este libro el Rabino Noibirt estudió minuciosamente la obra de los eruditos medievales (rishonim) y la de los sabios de las últimas generaciones (ajaronim) incluidos artículos halájicos de las grandes eminencias de nuestra generación, integrando todo el material de manera rigurosa a lo largo de su libro. Por eso, la labor de escritura llevó largos años e incluso la segunda y la tercera edición demandaron un prolongado esfuerzo de estudio.

Para que el texto sea preciso y nítido recurrió a la ayuda del Rabino Asher Wasertail quien editó el libro, lo revisó exhaustivamente y le agregó un índice temático exacto y pormenorizado. La inclusión de tal índice resultó ser una gran novedad en el mundo del estudio de la Torá, y gracias a esta herramienta el libro resultó ser de uso sencillo y accesible para cualquier consulta o interrogante que pudiese surgir durante el Shabat.

Fiel a la seriedad que lo caracterizaba, el Rabino Noibirt recurrió a la ayuda de doctores para las cuestiones vinculadas a la medicina, y a ingenieros eléctricos para las cuestiones vinculadas a aparatos y máquinas. Estas investigaciones metódicas sobre cada una de las halajot de Shabat representaban también una gran innovación en su momento.

Por el mérito de sus múltiples virtudes el libro Shmirat Shabat Kehiljató adquirió notoriedad rápidamente vendiéndose por miles, por decenas de miles y finalmente por centenas de miles. Los rabinos disfrutaban de la precisión analítica del texto y el público en general hallaban en él una guía práctica de cómo proceder.

La sistematicidad y la exactitud con las que escribió su libro influyeron sobre cientos de rabinos, muchos de los cuales inspirados en la metodología del Rabino Noibirt escribieron libros de Halajá sobre otros temas. Sin embargo, solo unos pocos lograron acercársele en cuanto al nivel, la amplitud del espectro de los asuntos tratados, la seriedad y la precisión de su obra.

El legado de su comunidad alemana

No cabe duda de que el medio en el cual se crio el Rabino Noibirt tuvo una influencia decisiva en la escritura del libro. Su padre, que fue su maestro y rabino durante su adolescencia poseía un grado doctoral, tal como era común en el seno de los rabinos alemanes. Muchos de los rabinos que citó en su obra o a los que consultó a la hora de escribirla habían estudiado en Alemania, entre ellos el Rabino Yoser Breuer, el Rabino Erentroi, el Rabino Martzbaj y el Rabino Kunstadt. Si bien posteriormente se volvió discípulo del Rabino Shlomo Zalman Auerbach y muchos de los dictámenes en su libro siguieron su línea de pensamiento -al punto de que previo a la segunda edición el Rabino Auerbach revisó la totalidad del texto- el orden, la sistematicidad y la precisión en el uso de las fuentes provienen de los valores absorbidos tanto en el hogar paterno como en su comunidad. El hecho de que al llegar a Israel fue a estudiar a la yeshivá Kol Torá obedece a que esta fue fundada por judíos provenientes de Alemania.

El legado de su padre

Su padre, era el Rabino Aharón Noibirt (5642-5718, 1882-1958). Él estudió en el Seminario Rabínico de Berlín y a su vez era doctor en historia, filología y sociología. Ejerció la docencia, el rabinato y la judicatura rabínica por más de cuatro décadas en Alemania y en Holanda. Tras tener el mérito de radicarse en Israel, ejerció el cargo de rabino en la ciudad de Yafo durante seis años y luego se mudó a Bnei Brak donde se dedicó a enseñar a individuos y a grupos y era el encargado de dar la homilía en la sinagoga de Ytzkowitz durante los rezos del viernes por la noche.

A la edad de veinticinco años escribió un artículo que versaba sobre la diferencia entre los ayunos judíos y los paganos y se lo envió al Rabino Kuk, que por aquel entonces era el rabino titular de Yafo, y este le respondió con una carta llena de profundos elogios y reconocimiento.

En Israel, el padre del Rabino Noibirt escribió libros destinados a reforzar el judaísmo, entre ellos uno sobre la familia judía y su misión. Un artículo de la revista ‘She’arim’ cuenta que una mujer, a raíz de haber leído el libro, comenzó a observar las leyes de pureza familiar. Escribió otro libro sobre el significado del Shabat llamado “Shabat Beshabató”. La primera sección del libro se titula “El Shabat en el pueblo de Israel” y en él trajo ideas de la Biblia, de nuestros sabios e incluso conceptos provenientes de los líderes del judaísmo liberal como es el caso de Leo Beck y el filósofo Herman Cohen. En la segunda sección titulada “El Shabat israelita y el domingo” se ocupa de presentar las diferencias existentes entre el Shabat judío y el día de descanso de los gentiles. En la tercera sección titulada “El sionismo, el Estado de Israel y el Shabat” trajo escritos de diferentes pensadores sobre la importancia del Shabat e instó al público a observar el día descanso de acuerdo con sus normas.

En el Holocausto

En el prólogo a la tercera edición de su libro, el Rabino Noibirt le agradece a D’s por haberlo salvado del Holocausto. “Vivía con mi familia en Berlín. El ascenso al poder de Hitler, su nombre sea borrado, y la noche de los cristales llevaron a mis padres, de bendita memoria, a sentir que el piso temblaba bajo sus pies y comenzaron a procurar un refugio para la familia”. Ellos lo sacaron de Alemania junto a sus dos hermanos y los mandaron a Bélgica. Posteriormente, ellos lograron también salir de Alemania en dirección a Holanda y recuperar a sus hijos.

Luego de que los alemanes conquistaran Holanda comenzaron a perseguir a los judíos. “Nuestros padres trajeron consigo de Alemania un rollo de la Torá que pertenecía a la familia y lo tenían guardado en un Arca Sagrada en una de las habitaciones de nuestro apartamento. Cuando los alemanes lo revisaron, encontraron el Arca Sagrada con el rollo. Inmediatamente preguntaron en tono amenazante: ‘¿Qué es eso?’ Mi padre, de bendita memoria, era una persona poseedora de una gran fe, por lo que no temió al abrir el Arca y mostrar su contenido a los soldados. ‘¿Qué está escrito allí?’ le preguntaron. Él les explicó en alemán: ‘Dice ‘no asesinarás’’. ‘¿Y qué más?’ inquirieron. Mi padre les respondió: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. Nosotros, los niños, temblamos de miedo, pero milagrosamente la explicación les resultó satisfactoria por lo que no tocaron ni el rollo de la Torá ni a nosotros, nos dieron las buenas noches y se retiraron de nuestro hogar”.

Tiempo después fueron detenidos y estuvieron por ser enviados a un destino desconocido. Eso fue en los días de Elul y Tishrei. “Mi padre, de bendita memoria, no se desahució y se llevó consigo a la prisión un shofar escondido dentro de su abrigo. Por supuesto que sabía tocar, ya que era sumamente experimentado en esta cuestión. Incluso en la prisión, rodeado por la guardia de los soldados alemanes no quiso renunciar al precepto de tocar el shofar en Rosh HaShaná. Nos cubrimos con nuestros abrigos y papá tocó treinta sonidos, tuvimos el privilegio de cumplir un precepto sin ser descubiertos”.

Finalmente, fueron liberados y lograron refugiarse en un apartamento clandestino en el cual se escondieron por tres años sin salir de él. “Este largo y difícil período de tiempo fue aprovechado para rezar en los horarios correctos, recitar salmos de manera regular y estudiar junto a papá, de bendita memoria, el Tratado de Ketuvot que teníamos con nosotros. Asimismo, estudié individualmente los pocos libros que habíamos traído, por ejemplo, la sección III de la Mishná Berurá…” (que es la que contiene las halajot de Shabat). Dado que el peligro era inminente, mi padre quiso salvar a su hermana enviándola donde una familia gentil para que trabajase como sirvienta, pero cuando ella le contó que se veía forzada a profanar el Shabat papá la devolvió con nosotros. Tras algunos días resultó que la casa en la cual trabajaba había sido alcanzada por un bombardeo y sus habitantes habían perecido. Así, su hermana se salvó por el mérito de la observancia del Shabat.

Al huir de Europa en dirección a la tierra de Israel se vio en la necesidad de profanar el Shabat y subir al barco durante el sábado para salvar su vida. Esto es lo que escribió en su prólogo: “Cuando me vi en la necesidad de subir al barco y verme envuelto en una profanación del Shabat porque mi vida peligraba, decidí que, si D’s me ayudaba, haría algo por el Shabat, y así fue como se me ocurrió escribir un libro sobre la observancia del Shabat. Tras el nacimiento de mi primogénito, D’s lo proteja y conserve, me di cuenta de que no había un libro que reuniera todas las halajot de Shabat en un lenguaje sencillo y pudiera responder las numerosas interrogantes que surgen sábado tras sábado. Fue así como, con la ayuda de D’s, comencé a escribirlo.

Los detractores

A pesar de las numerosas virtudes que exhibía el libro “Shmirat Shabat Kehiljatá”, en Bnei Brak surgieron detractores. El Rabino Ya’akov Israel Kaniewsky (el Steipler) escribió que era su deber “hacer un aviso público y necesario, pues en nuestros días, en esta generación huérfana en la que cada uno hace lo que le parece correcto, no cabe duda de que hay publicaciones respecto de las cuales nuestros sabios, de bendita memoria, dijeron ‘que han provocado muchas bajas’. Se trata de publicaciones que pretenden reunir y ordenar halajot tal como lo hiciera el Shulján Aruj, mas está prohibido recurrir a ellas. Pues además de que recogen dictámenes (de actitud flexible, por supuesto) de todas las fuentes y revistas que encuentran (muchas de los cuales carecen de toda autoridad) agregan además cientos de errores y distorsiones de su propio parecer, a sabiendas o no, con el objetivo de introducir voces permisivas en las leyes de nuestra sagrada Torá, y D’s nos libre de basarnos en esas publicaciones”.

Su protesta contra los artículos y las revistas probablemente se refería a escritos de rabinos sionistas y periódicos o publicaciones de Torá tales como Noam o Moriá que daban exposición a las ideas de estos eruditos y eran citados en Shmirat Shabat Kehiljatá.

También el Rabino Dov Landau (decano de la yeshivá de Slobodka), que en aquel entonces tenía treinta y cinco años, escribió un durísimo panfleto titulado “Berur Devarim” (‘Aclaraciones’) en el cual se oponía rotundamente al libro del Rabino Noibirt. En el primer inciso escribió: “El principio primero y fundamental es que se requiere de una máxima exactitud a la hora de reunir halajot y citas, precisión con la que no todos fueron agraciados…”. Cuesta entender cómo pudo escribirse algo semejante sobre uno de los libros más exactos que existen en lo que a la cita de fuentes bibliográficas se refiere.

En el tercer inciso, el Rabino Landau acusó al Rabino Noibirt de haber adoptado una actitud liviana hacia la gravedad del Shabat, a pesar de que que pocas personas observaron el Shabat con mayor entrega y abnegación que la familia Noibirt.

Además, sostuvo que el autor no sabe estudiar como corresponde. Cuesta entender en qué se basa este argumento tan extraño. Quizás porque estaba acostumbrado a que un libro de estudio avanzado debía estar lleno de artilugios lógicos y dudas, por lo que le costaba creer que pudiera haber un libro de estudio profundo que sea a la vez claro y ordenado.

Hubo también un gran descontento a raíz de que el Rabino Noibirt no sentenció en concordancia con los dictámenes del Jazón Ish, lo cual era fácticamente cierto. El Rabino Noibirt, al igual que sus maestros, consideraba al Jazón Ish como un jurista entre varios y no como una autoridad halájica que todos los demás estudiosos deban acatar. A raíz de las criticas esgrimidas, el Rabino Wozner retiró su anuencia a la publicación del libro.

El daño

A raíz de las duras críticas el estatus del libro se vio afectado. En primer lugar, entre los discípulos de los rabinos detractores, pero el daño se expandió a la generalidad de los estudiosos, ya que en la segunda edición que se publicara en 1979, catorce años después de la primera, el Rabino Noibirt modificó algunos dictámenes haciéndolos más estrictos. Si bien aun mencionaba las opiniones más flexibles en las notas al pie de página, en el texto que se encontraba en el encabezado traía las opiniones más estrictas como únicas o principales, por lo que quienes estudiaban del libro no sabían si su opinión tendía a ser estricta como figuraba arriba o flexible como aparecía abajo.

Queda aun por resolverse la interrogante de si el Rabino Noibirt decidió cambiar el texto por iniciativa propia o por convencimiento personal a raíz de los argumentos esgrimidos por sus detractores, o si simplemente procuró amainar la polémica que se había desatado, o, si acaso su maestro el Rabino Shlomo Zalman Auerbach lo había convencido de efectuar cambios, y por qué. Si alguno de los lectores conoce la respuesta le agradecería si puede compartirla con nosotros.

¿Acaso alguien se disculpó?

La polémica en torno al libro fue muy dura y se vio acompañada de expresiones ofensivas. Quizás con el correr del tiempo los detractores se dieron cuenta que se habían equivocado y se arrepintieron, aunque tan solo sea de la acusación de que el autor no respetaba suficientemente al Shabat y adolecía de inexactitudes. Obviamente hay quienes lo saben, y les agradeceré si lo comparten con nosotros.

A mis hermanos los colonos y a todos los lectores de esta columna, este artículo fue escrito antes del terrible atentado que fuera perpetrado en la localidad de Elí, quiera D’s que tengamos el mérito de consolarnos en la construcción de la Torá, la nación y el país.

 

 

 

 

 

 

 

 

כתבות נוספות באתר:

METZORÁ 2024

Cuatro copas de alegría y redención Los sabios instituyeron que se beban cuatro copas a lo largo del orden de la Hagadá

TAZRÍA 2024

LEYES REFERENTES A LA «MATZÁ ENRIQUECIDA» (MATZÁ ASHIRÁ) Y LOS MEDICAMENTOS PARA PESAJ El consumo de «matzá enriquecida», esto es, si se

Shevet Leví: servidores públicos

Shevet Leví: servidores públicos   En oposición al argumento según el cual los miembros de la tribu de Leví estudiaban Torá y

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *