Suscríbete y recibe nuestro Newsletter

No te lo pierdas, artículo Halájico del Rab Eliezer Melamed viendo la actualidad en ojos de la Tora.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Últimos artículos

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter

No te lo pierdas, artículo Halájico del Rab Eliezer Melamed viendo la actualidad en ojos de la Tora.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Las leyes de las bendiciones por pan y mezonot

VAYAKHEL PEKUDEI 2023

 

Las leyes de las bendiciones por pan y mezonot

 

Pan es un nombre genérico aplicado a alimentos que aplacan el apetito, y por ello, su bendición incluye consigo a todos los demás alimentos que participan de la comida.

Por alimentos que suelen comerse por su exquisito sabor y no para aplacar el apetito, se bendice por separado a lo largo de la comida.

Quien desee ingerir pasteles o tortas durante la comida debe decidir para sí desde un comienzo si estos serán parte de la comida y se incluirán en la bendición inicial por el pan (Hamotzí), o, si son separados de esta y por ende requerirán del recitado de la bendición inicial de Mezonot.

Quien ingiera alimentos mezonot en una cantidad con la cual suele quedar satisfecho, deberá recitar por estos la bendición inicial de Hamotzí.

 

Muchos de los judíos de origen sefaradí acostumbran a recitar la bendición inicial de Mezonot por una jalá dulce, ya que en el pasado no se solía servir junto con la comida sino a modo de refrigero entre refecciones, pero en la actualidad, que las jalot dulces están destinadas a satisfacer el apetito durante las comidas y no se sirven solamente  a modo de postre o refrigerio, se recita por estas Hamotzí.

 

Pregunta: ¿Por qué la bendición por el pan exime o incluye al resto de los alimentos que conforman la comida?

Respuesta: Ello obedece a dos motivos: 1) El pan es el elemento principal de la comida, y los demás alimentos son secundarios a él. 2) “Pan” es un nombre genérico aplicado a un alimento que satisface o aplaca el hambre, tal como fue dicho: “Ya’akov formuló un voto diciendo: Si D’s habrá de estar conmigo y habrá de protegerme en esta senda, en la cual yo estoy encaminado y habrá de darme pan para comer y ropa para vestir” (Bereshit-Génesis 28:20). De aquí se desprende que “pan” es un nombre genérico para el alimento. Otro tanto encontramos durante el período de la hambruna en Egipto, cuando los egipcios se dirigieron a Yosef y le dijeron: “¡Dános pan! ¿Por qué habremos de morir frente a ti?” (ídem 47:15), y otro tanto cuando Yosef mantenía la casa de su padre, todo lo que le daba era denominado “pan”, tal como fue dicho: “Sustentó Yosef a su padre y a sus hermanos y a toda la casa de su padre; con pan, de acuerdo con el número de los infantes” (ídem 12). De esto resulta que la bendición de Hamotzí no está dirigida únicamente al pan y a aquello que comemos junto a él sino a todos los alimentos destinados a aplacar el hambre.

Por lo tanto, la bendición de Hamotzí incluye a todos los alimentos ingeridos durante la comida, tales como la carne, el pescado, las papas, el arroz, las lentejas, los quesos, las ensaladas frescas o cocidas y similares. Y aunque estos alimentos se ingieran solos, sin pan, la bendición de Hamotzí los incluye.

Alimentos destinados a ser postre no se incluyen en la bendición de Hamotzí

Pregunta: ¿Qué alimentos que se ingieren durante la comida no quedan incluidos en la bendición de Hamotzí?

Respuesta: Alimentos que suelen ingerirse en virtud de su sabor exquisito y no para aplacar el apetito, como es el caso de los dátiles, las uvas, la sandía y similares. Esto obedece a que la bendición de Hamotzí recae sobre solamente sobre alimentos destinados a satisfacer el apetito y son lo principal de la comida, pero los postres que se ingieren para agregar un buen sabor y suelen comerse al final de las refecciones o entre estas, se consideran suplementarios y se debe recitar por ellos una bendición separada.

Por eso, quien ingiera frutos del árbol durante su comida, deberá recitar la bendición “Boré Prí Haetz” y quien coma sandía, deberá bendecir “Boré Prí Haadamá”.

Asimismo, muchos acostumbran a comer helado o flan al concluir su comida, y dado que se ingieren a modo de postre y no se incluyen en los alimentos destinados a aplacar el apetito, es preciso bendecir por ellos, ya que el Birkat Hamazón incluye a todo aquello que sea ingerido durante la comida, ya sea destinado a satisfacer el apetito o a modo de postre (Pninei Halajá Berajot 3:6).

Ensalada de zanahoria o ensalada Waldorf

Por una ensalada de zanahorias o una ensalada Waldorf que suelen ser servidas junto a la comida destinada a satisfacer el apetito, no se bendice separadamente, ya que acompañan la porción principal y se incluyen en esta. Sin embargo, si se sirviese una ensalada de zanahorias dulce o una ensalada Waldorf después de la comida a modo de postre, se deberá recitar por estas la bendición inicial separadamente. Otro tanto ocurre con la compota, esto es, con frutas que fueron cocidas con azúcar y suelen servirse al final de la comida, se recita por esta una bendición inicial.

¿Qué bebidas no quedan incluidas en Hamotzí?

Bebidas que suelen ingerirse dentro de la comida, tales como agua, jugo y licores quedan incluidas en la bendición de Hamotzí. Sin embargo, el vino, en virtud de su importancia, no queda incluido.

El café y el té que suelen ser bebidos después de la comida se consideran parte de esta y quedan incluidos en la bendición de Hamotzí.

Por su parte, bebidas alcohólicas que suelen beberse después de la comida, no son parte de esta y se bendice por ellas separadamente.

¿Se bendice por pasteles durante la comida?

Pregunta: ¿Se bendice por los pasteles que se sirven durante la comida?

Respuesta: Esta es una de las preguntas difíciles en las halajot de berajot, pues en esta cuestión existen dos ideas diametralmente opuestas. Hay quienes entienden que no se recita por los pasteles la bendición de Mezonot ya que estos se asemejan al pan, y además llenan, por lo que son parte de la comida y se incluyen en la bendición de Hamotzí (Rashba). Además de ello, esta pregunta está vinculada a la duda en lo referente a un tipo de producto horneado que se llama “pat habaá bejisanín” (ver Pninei Halajá Berajot 6:2). Por ello, hay quienes dicen que como hay duda respecto de esta cuestión, y dado que en dudas referidas a bendiciones se adopta la actitud más flexible, quien los ingiera durante la comida no habrá de bendecir separadamente. Quienes deseen proceder con excelencia y salir de toda duda, es preferible que se abstengan de ingerir mezonot durante la comida (Jidá).

En la práctica, quienes deseen ingerir productos mezonot en la comida deben decidir cómo encaran su ingesta. Si deciden que estos son parte de la comida, deberán fijar la idea de que la bendición de Hamotzí incluye siempre a todos los productos mezonot que se consuman durante la refección, y por ende, no recitarán por estos “Boré Minei Mezonot”, siendo esta fue la propuesta del autor del libro Jaié Adam (43:9). En caso de que decidiesen que la ingesta de mezonot es a modo de postre, deberán fijar la idea de que la bendición de Hamotzí jamás incluye a los productos mezonot, y por ende, deberán recitar la bendición inicial correspondiente, siendo esta la propuesta del Rabino Ben Tzión Aba Shaúl (Or Letzión II 12:10 en la observación). Mientras que los comensales no se decidan, en virtud de la duda, que no reciten la bendición inicial de “Boré Minei Mezonot”, y quienes deseen proceder con excelencia – que se abstengan de ingerir estos productos durante la comida (Pninei Halajá Berajot 3:8:9).

Quien fija su comida sobre mezonot horneados, estos serán para él cual pan

Una persona que desea ingerir pan, aunque tan solo sea una pequeña cantidad, debe bendecir “Hamotzí” porque el pan está destinado a fijar la comida, y aunque se coma de este una cantidad de un kazait, se recitará la bendición importante, ya que en ella se incluirá a todos los alimentos de la comida.

Sin embargo, por el resto de los productos horneados de los cinco cereales tales como los pasteles, las galletas dulces o al agua (cracker), como no se suele fijar sobre estos una comida, se recita la bendición inicial de “Boré Minei Mezonot” y la final de “Al Hamijiá”. Pero cuando alguien decide fijar sobre estos una comida, se elevan al nivel de pan y entonces quien los ingiere debe abluir sus manos recitando la bendición correspondiente, decir sobre estos Hamotzí y por medio de esta bendición incluir a todos los demás alimentos con los que los acompañará. Al finalizar, por todo lo ingerido recitará Birkat Hamazón.

Esto es así ya que todos los productos de cereales horneados que no son pan se encuentran en un estatus intermedio: por una parte, dado que son productos horneados – se asemejan al pan, y por la otra, dado que no se acostumbra a fijar con estos una – no se consideran pan. Por lo tanto, por lo general se recita por estos “Boré Minei Mezonot” antes y “Al Hamijiá” después. Sin embargo, cuando se fija con estos una comida, las bendiciones a recitar serán Hamotzí y Birkat Hamazón (Pninei Halajá Berajot 6:2).

¿Cuál es la cantidad de mezonot con la cual se puede fijar una comida?

Según la opinión mayoritaria de los juristas, la cantidad de mezonot necesaria para fijar una comida es la que se suele ingerir en una refección común, de modo tal, que quien la ingiera quede satisfecho y no precise consumir más nada hasta la próxima comida. En esta cuestión no se puede fijar una medida de volumen ya que hay masas horneadas sumamente esponjosas que satisfacen solamente tras haber ingerido una gran cantidad de estas, y otras que son más compactas y aplacan el apetito con una cantidad relativamente pequeña. Por ello se estima según lo comúnmente aceptado, si las personas suelen quedar satisfechas con lo que el individuo en cuestión está por ingerir – entonces este deberá recitar la bendición inicial de Hamotzí y tras la ingesta el Birkat Hamazón.

La persona no debe preocuparse por no saber con qué cantidad las personas suelen quedar satisfechas, ya que todo aquel que ingiera una cantidad con la cual aplaque su apetito como con una comida normal, de hecho, fijó su comida con ese producto de mezonot, por lo que deberá recitar Hamotzí antes y Birkat Hamazón después.

Hay otras autoridades halájicas que sostienen que se fija una comida cuando se ingiere un producto de mezonot horneado cuyo volumen es equivalente a cuatro huevos (el volumen de un vaso mediano) y si bien por lo general las personas no quedan satisfechas con esa cantidad, ya existe la costumbre de fijar con ella una comida.

En la práctica, no se dicta halajá según esta opinión y quien ingiera un volumen de cuatro huevos de productos mezonot horneados, siempre y cuando no suela quedar satisfecho con esa cantidad, recitará las bendiciones de “Boré Minei Mezonot” y “Al Hamijiá”. No obstante, a priori, es preferible no ingerir un volumen de cuatro huevos para no ingresar en un área de duda, por lo que corresponde o comer menos que esa cantidad y recitar la bendición de Mezonot o ingerir una cantidad que suela satisfacer el apetito y recitar por ella Hamotzí antes y Birkat Hamazón después, en plena concordancia con todas las opiniones.

En resumen, una persona que vaya a ingerir una cantidad de mezonot que satisfaga como una comida común o incluso que coma de los productos mezonot solamente un volumen de cuatro huevos pero que acompañado de los demás alimentos habrá de aplacar su apetito como una comida común, que antes de ingerir los mezonot recite Hamotzí y tras la ingesta Birkat Hamazón.

Por cocciones que contienen de cereales se recita “Mezonot” y “Al Hamijiá”

Quien cocine granos de cereal como por ejemplo cebada, bulgur y avena, o quien haga a partir de sus harinas productos cocidos tales como fideos o tartas, dado que se elevaron al nivel de alimento que reconforta – se recitará por ellos la bendición de Mezonot. Tras ingerir de estos una cantidad equivalente a un kazait (medio huevo) se recitará la bendición de “Al Hamijiá” que es la bendición triple (Me’ein Shalosh) (Shulján Aruj 208:2).

No obstante, si se ha de fijar la comida sobre fideos y ptitim (suerte de pasta de producción local también llamada “el arroz de Ben Gurión” o el “cuscús israelí, N. de T.), dado que son alimentos que se cuecen y no se hornean, siempre se recitará por estos “Mezonot” antes y “Al Hamijiá” después.

La denominación “panecillos mezonot” conduce al error pues por estos siempre se bendice Hamotzí

Tal como aprendimos, un producto de mezonot horneado que no es pan (pat habaá bekisanin) posee un estatus intermedio, si se ingiere entre comidas se bendice Mezonot y Al Hamijiá, y si se fija sobre este una comida se recita Hamotzí y Birkat Hamazón. Por su parte, por pan, aunque se coma poco, se recita Hamotzí y Birkat Hamazón. Surge la pregunta de por dónde pasa el límite entre el pan y el producto de mezonot horneado.

La regla general es que todo aquello con lo que se suele fijar una comida entre en la categoría de pan, y todo aquello que suele ingerirse entre comidas a modo de golosina o para mitigar un poco el apetito entre en la categoría de producto de mezonot horneado. Según esto, la jalá dulce y los panecillos dulces entran en la categoría de pan, ya que suelen ser ingeridos durante las comidas y no suelen ser servidos como degustación o refrigerio entre refecciones. Asimismo, suelen comerse con distintas ensaladas, o se emplean para hacer con ellos sándwiches de queso o atún dándoseles el trato de pan. Por ello, aunque se coma de estos en pequeña cantidad, es preciso recitar Hamotzí antes y Birkat Hamazón después. En nuestro lenguaje habitual, todo aquello que recibe el nombre de pan, jalá o panecillo – se suele fijar sobre él una comida. Por su parte, si al producto horneado se le llama “pastel” o “torta” – no se suele fijar sobre este una comida.

No obstante, muchos de los judíos de origen sefaradí suelen recitar la bendición de Mezonot por una jalá dulce, ya que en el pasado no solía servirse en una comida sino como refrigerio entre comidas. Pero en la actualidad, que son empleadas como alimento que satisface el apetito y no como postre o refrigerio entre comidas, su bendición es Hamotzí. Asimismo, se acostumbra a vender “panecillos mezonot” (lajmaniot mezonot) con atún o huevo y similares que son iguales y tienen el mismo uso que los panes que carecen de sabor dulce.

Además, por lo general los panecillos mezonot poseen un volumen de cuatro huevos, y aunque se tratase de un pastel, hay quienes sostiene que debería bendecirse por ellos Hamotzí antes y Birkat Hamazón después (Rabí Menajem Azariá de Pano, Maharam ben Javiv, Beit David, Pninei Halajá Berajot 6,2), y más aun cuando por lo general se los ingiere junto a otros acompañamientos, con cuya sumatoria pueden sustituir a una comida común (Pninei Halajá Berajot 6:6,5).

 

 

 

כתבות נוספות באתר:

EMOR 5784

Los alcances del precepto “No cortaréis (en redondo la cabellera de vuestra cabeza)” El precepto de «no cortaréis» singulariza al pueblo de

KEDOSHIM 5784

El Rav Jaim David Halevi – A 26 años de su fallecimiento Ya de pequeño se vio atraído al estudio de la

AJAREI MOT 2024

Intercambio de prisioneros Cuando se paga un precio excesivo por el rescate de prisioneros se pone en peligro a la totalidad del

METZORÁ 2024

Cuatro copas de alegría y redención Los sabios instituyeron que se beban cuatro copas a lo largo del orden de la Hagadá

TAZRÍA 2024

LEYES REFERENTES A LA «MATZÁ ENRIQUECIDA» (MATZÁ ASHIRÁ) Y LOS MEDICAMENTOS PARA PESAJ El consumo de «matzá enriquecida», esto es, si se

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *