Últimos artículos

Suscríbete y recibe nuestro Newsletter

No te lo pierdas, artículo Halájico del Rab Eliezer Melamed viendo la actualidad en ojos de la Tora.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Víspera de Pesaj que cae en Shabat: pasando de una santidad a otra

La víspera de Pesaj que cae en Shabat tiene una virtud especial y es que por efecto de la santidad sabática se puede captar la idea festiva de un modo más profundo.

El ayuno de los primogénitos (ta’anit bejorot) se adelanta para el jueves y la costumbre más aceptada es participar de una comida que celebra la culminación del estudio de un tratado del Talmud y de ese modo liberarse del ayuno.

La solución para la comida de Shabat: Comer el pan fuera de la casa y continuar la comida dentro de ella con platos y cubiertos Ksherim LePesaj.

La Seudá Shelishit se lleva a cabo con frutas, carne o pescado y debe ingerirse antes de que hayan pasado tres horas después del mediodía.

Para no demorar el inicio del Seder es conveniente preparar todo lo necesario desde el viernes: cocinar los platillos, preparar el jaroset, el maror, el zeroa (alita de pollo) y dejarlos en el refrigerador ya que no se puede preparar en Shabat para Yom Tov.

Este año tendremos el mérito de entrar en la festividad de Pesaj a partir de la santidad del Shabat, lo cual sin duda tiene una virtud muy especial, pues por efecto de esta podremos captar la idea festiva de un modo más profundo. No obstante, debemos reparar en los diferentes detalles halájicos que la celebración de este año encierra.

La revisación del jametz y su eliminación

El momento de la revisación del jametz es siempre la noche del 14 de Nisán, y cuando este día cae en Shabat la revisación con el recitado de la bendición correspondiente se adelanta para la noche del 13. Tras la revisación, el jametz que no fue encontrado es anulado al igual que todos los años. Al día siguiente, el viernes, se quema el jametz hallado en la búsqueda y es conveniente quemarlo antes de la sexta hora, al igual que en los años comunes, para que quienes lo vean no recuerden un ejemplo erróneo y en otros años quemen el jametz en un horario más tardío (Shulján Aruj 444:1-2).

Sin embargo, a diferencia de otros años, no se recita la declaración de anulación del jametz inmediatamente después de su quema ya que es necesario guardar panes para las dos primeras comidas del Shabat.

El ayuno de los primogénitos

Todos los años el ayuno de los primogénitos es el día 14 de Nisán, y cuando cae en Shabat el ayuno se adelanta para el jueves que resulta ser 12 de Nisán (Shulján Aruj y Ramá 470:2).

En la actualidad, la casi totalidad de los primogénitos acostumbra a participar de una comida que celebra la finalización del estudio de un tratado del Talmud en vez de ayunar. Si bien para los demás ayunos no existe la autorización de dejarlos sin efecto mediante este mecanismo, en este ello es posible ya que se trata de un ayuno leve. Esta levedad obedece a que los demás ayunos fueron instituidos por nuestros sabios mientras que el presente se trata de una costumbre que practicaron los primogénitos sin que se hubiese instituido un ayuno obligatorio, por lo que puede ser interrumpido por medio de una alegría preceptiva o simjat mitzvá, como lo es participar de este tipo de comida de celebración por la culminación del estudio de un tratado.

La problemática que presentan las comidas sabáticas cuando Shabat cae en la víspera de Pesaj

En años comunes, tras la quema del jametz ya no se tiene pan en la casa, pero en este año debemos cumplir con las tres comidas del Shabat, que en las dos primeras de estas es preceptivo tanto comer pan como bendecir sobre dos panes.

Si estuviese permitido comer matzot en la víspera de Pesaj, las comeríamos en este Shabat para no entrar en dificultades por causa del jametz. Pero nuestros sabios prohibieron ingerir matzá en la víspera de Pesaj para que nos resulte sabrosa a la hora de comerla preceptivamente durante el Seder. Por lo tanto, debemos ver cómo por una parte cumplir con las comidas sabáticas y al mismo tiempo ser suficientemente cuidadosos para evitar que migas de jametz lleguen a los utensilios y a la comida de Pesaj.

La solución

A los efectos de no complicarnos con comida jametz, la costumbre más extendida es cocinar todo lo que se habrá de comer en Shabat Kasher LePesaj, comenzar la comida con el Kidush y la ingestión del pan con algún tipo de salsa, crema de untar o pescado en alguna de las habitaciones de la casa que no está destinada a alojar el Seder, o en su defecto en el balcón. Tras concluir la ingestión del pan se procede a limpiar las manos, la ropa y el piso de los restos de jametz y estos se tiran a la basura. Luego, se continua la comida en el sitio fijo habitual, y allí se ingieren los alimentos Kasher LePesaj con utensilios Kasher LePesaj. En el sitio donde se culmina la comida se recita el Birkat HaMazón o bendición de agradecimiento por los alimentos.

En medio de la comida sabática matinal se destruye el jametz

También en la comida de la mañana se recita Kidush y se come de los dos panes en una habitación que no está destinada a albergar el Seder. Luego, antes de pasar a la habitación donde se suele comer, para ingerir los alimentos Kasher LePesaj en los utensilios Kasher LePesaj, es necesario sacudir bien las vestimentas, cepillarse los dientes de cualquier tipo de jametz, limpiar bien el lugar donde se comió de cualquier posible resto, recoger las migas junto a los demás restos de jametz para eliminarlos de la casa. Si se trata de restos de jametz muy escasos se los puede eliminar echándolos al inodoro y bajando luego el agua. Si son abundantes, se los puede arrojar directamente al bote de basura público y es bueno dañarlos echándoles previamente jabón. No obstante, si no se dañó el jametz con jabón, al arrojarlo al bote de basura público se lo elimina ya que este sitio está desagradablemente sucio y todo alimento que es allí arrojado es considerado asqueroso e indigno de ser ingerido (Pninei Halajá Pesaj 5:5).

Los utensilios jametz: Si se comió con utensilios desechables, es menester ponerlos en una bolsa y arrojarla al bote de basura público. Si se comió con utensilios normales, estos deben ser lavados y guardados junto a los demás platos y cubiertos jametz.

Tras la eliminación del jametz (biur jametz) de la casa debe recitarse la anulación del jametz (bitul jametz) y de ese modo el jametz es eliminado por completo tanto en la acción como en el pensamiento.

Fin del tiempo de ingestión del jametz y su eliminación

Según la Torá está prohibido comer jametz a partir del mediodía del 14 de Nisán, y a los efectos de alejar a la persona de la transgresión nuestros sabios adelantaron la prohibición en dos horas, de lo cual resulta que se puede ingerir jametz hasta el final de la cuarta hora del día.

Tal como es sabido, existen dos opiniones sobre a partir de cuándo se miden estas horas. Según el Terumat HaDeshen (horario Maguén Abraham) se calculan a partir del despunte del alba, esto es, desde que surge la primera luz en el oriente, mientras que según la opinión del Gaón de Vilna y la mayoría de las autoridades halájicas, se calculan a partir de la salida del sol. Dado que esta norma es rabínica, la halajá final es conforme a la opinión más flexible, y por lo tanto el final del horario de ingestión de jametz este año es a las 10:40, y quienes deseen adoptar una actitud más estricta conforme la opinión del Maguén Abraham deberán terminar de comer el jametz a las 10:15.

El fin del horario de eliminación del jametz es a las 11:41 y quienes deseen ser más estrictos – hasta las 11:29.

¿Qué se ingiere en la Seudá Shelishit?

Si bien a priori debe realizarse la Seudá Shelishit con pan, en la víspera de Pesaj que cae en Shabat no podemos hacerlo ya que está prohibido comer jametz desde dos horas antes del mediodía. Por lo tanto, la Seudá Shelishit se lleva a cabo con carne, pescado o diversas frutas (Shulján Aruj 444:1).

El horario de la Seudá Shelishit

El horario de la Seudá Shelishit es a partir de media hora pasado el mediodía, esto es, a las 13:15.

A priori, debe ingerirse hasta tres horas pasado el mediodía para llegar a la fiesta con apetito. A posteriori, si no se alcanzó, se puede realizar la Seudá Shelishit en las horas previas al Yom Tov, teniendo el cuidado de comer liviano (Ramá 529:1, Mishná Berurá 8).

La ingestión de mezonot Kasher LePesaj en la Seudá Shelishit

Quien desee ingerir mezonot en la Seudá Shelishit podrá ingerir albóndigas de harina de matzá cocidas. Respecto de un pastel elaborado con harina de matzá las autoridades halájicas presentan diversas opiniones. Algunos sostienen que por cuanto que está elaborado con harina de matzá, así como está prohibido comer matzá en la víspera de Pesaj – de igual manera está prohibido ingerir un pastel elaborado con esa harina (Gaón de Vilna, Rav Kuk, Jazón Ovadiá). Otros juristas lo permiten ya que el pastel no tiene forma de matzá y su bendición es mezonot y no hamotzí (así parecería desprenderse de las palabras del Ramá 471:2, Mishná Berurá 19-20). Dado que se trata de una norma rabínica, quien desee optar por la actitud más flexible podrá hacerlo.

Matzá enriquecida (ashirá)

La matzá ashirá está elaborada a partir de harina mezclada y amasada con jugo de fruta. Básicamente la matzá ashirá no es jametz y los sefaradíes acostumbran a comerla mientras que los ashkenazíes se abstienen de hacerlo por diferentes temores. Sin embargo, en la actualidad se despertaron diferentes dudas respecto de la kashrut de la matzá ashirá elaborada en fábricas, pues resulta que se mezcla el jugo de frutas con agua por lo cual existe el temor de que se produzca fermentación. Por lo tanto, muchos adoptan una actitud estricta en esta cuestión, incluso entre los sefaradíes (Pninei Halajá Pesaj 8:1).

No preparar de Shabat para Yom Tov

Es preciso tener cuidado de no preparar nada en Shabat para la festividad porque el sábado es un día para la santidad y el descanso y no para ocuparlo en preparativos para otro día, y todo aquel que se esfuerza en Shabat preparando cosas para un día de la semana o para un Yom Tov está denigrando su importancia (ver Pninei Halajá Shabat 22:15-16).

Por lo tanto, está prohibido lavar platos que se ensuciaron en Shabat para utilizarlos en Yom Tov por lo que es necesario esperar a que salga Shabat para poder hacerlo. Asimismo, está prohibido limpiar la mesa en honor a la festividad, pero se permite limpiarla para que esté ordenada en Shabat, aunque esto redunde posteriormente en un beneficio para el Yom Tov.

Se permite dormir en Shabat para acumular fuerzas de cara a la noche del Seder, pero a priori, es mejor no decir explícitamente que esa es la finalidad del descanso. Sin embargo, esto no está prohibido, ya que lo principal de la prohibición es hablar en Shabat sobre cosas que está prohibido hacer en Shabat. Pero en este tipo de conversación no se atenta contra la dignidad del Shabat ya que se trata de una acción que tiene por finalidad el cumplimiento de un precepto.

Quien asiste a la sinagoga cuando aun es Shabat tiene permitido llevar consigo el Majzor festivo y habrá de hojearlo un tanto en Shabat de modo tal que su transporte haya sido también para su uso en Shabat.

La preparación de alimentos para la noche del Seder

A los efectos de no demorar el Seder, es correcto preparar todo lo necesario para esa noche desde el viernes: cocinar los diferentes alimentos, preparar el jaroset, el maror y el zeroa y ponerlos en el refrigerador. Solo una vez salido el Shabat se habrán de sacar del refrigerador, ya que no se puede preparar de Shabat para Yom Tov.

Las autoridades halájicas de nuestros días debatieron respecto de si se puede sacar del freezer en Shabat alimentos destinados a Yom Tov por la noche. En la práctica, en caso de resultar muy necesario, si esperar a que salga el Shabat habrá de generar malestar y una demora significativa en el servido de la cena festiva – se podrá retirar los alimentos en Shabat. Sin embargo, en caso de que no medie una gran necesidad – debe adoptarse una actitud estricta y no retirar alimentos del freezer en Shabat para su consumo en Yom Tov (Pninei Halajá Mo’adím 2:12).

El encendido de velas

Está prohibido encender las velas festivas antes de que salgan las estrellas, debiéndose esperar hasta la conclusión del Shabat y recién después la señora de la casa dirá «Baruj Hamavdil Bein Kodesh LeKodesh» (Bendito es Aquel que diferencia entre lo sagrado y lo sagrado) y acto seguido las encenderá.

Dado que en Yom Tov está prohibido encender un fuego nuevo es necesario preparar desde antes de Shabat una vela que permanezca encendida por más de veinticuatro horas de la cual puedan ser encendidas las velas festivas. De no haberse preparado una vela así, es necesario pedir ayuda a los vecinos y tomar de su fuego para encender las velas de Yom Tov.

En Yom Tov está permitido colocar a la fuerza una vela por el orificio del candelabro, y si bien por efecto de esta acción la vela se ve un tanto gastada no se incurre en la prohibición de cortar (mejatej) porque el desgaste se produce indirectamente (keleajar yad). Asimismo, se permite retirar con un cuchillo el sebo acumulado en el orificio del candelabro que molesta a la colocación de la nueva vela, y se permite también retirar el anillo de metal sobrante de las velas que vienen en vasos de vidrio para colocar allí una nueva. Se permite también introducir una mecha flotante en el flotador, pero está prohibido calentar una vela de sebo para adherirla al candelabro – decreto que procura evitar que se unte (memareaj) que es una derivación de la labor de alisar (memajek). Asimismo, está prohibido cortar o limar la base de la vela para permitir o facilitar su introducción en el orificio del candelabro, ya que se incurre en la prohibición de cortar (mejatej) (Pninei Halajá Mo’adím 2:3).

כתבות נוספות באתר:

Hablando de temas discretos

Las presiones ejercidas sobre los rabinos que detentan actitudes mas flexibles hacen que estos teman expresar públicamente sus opiniones. En una generación

Share on facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *